Zaratustra

Por Michael Sixto

Por una eternidad los poetas han mentido. Zaratustra bien lo sabe. Prisioneros de sus frustraciones han intentado “protegernos” como a niños en un mundo de cartón. Así hemos crecido: defectuosos y dependientes de palabras suamascarasves y caricias quiméricas, como falsos profetas en los días del final. Sin saber quizás nos negaron el esfuerzo, la rabia, la tentación de tocar el fondo, de ver lo muerto, de palpar la mugre… lo desconocido. Narcisistas y egocéntricos; para saciar su sed de belleza y exquisitez nos han creado. Los poetas creen que pueden hacernos callar ahora que conocemos la verdad. Pero es muy tarde ya. Los sonetos y la luna llena no nos pueden comprar. Como perros enjaulados saltamos afuera buscando el dolor, raspando las paredes hasta sangrar. Queremos sentir como ellos sienten. Queremos llorar como ellos lloran. Queremos morir como ellos mueren. La perfección nos asfixia y por vez primera queremos respirar. Los poetas saben que es el fin. Su macabro engendro de enmascarar la realidad con dulzonas palabras no ha resultado. Finalmente hemos despertado y queremos, todos, escribir también las historias que desde hace mucho nos han venido contando. Por una eternidad los poetas han mentido. Por una eternidad los poetas hemos sido nosotros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s