Colores

Por Michael Sixto

         Tengo una casa blanca con sillas blancas y ventanas blancas y sábanas blancas y todo es blanco… pero mi novia es negra y ella se pregunta el por qué de tanta blancura. Yo le digo que no soy racista pero ella no me cree. Vivo en un mundo blanco donde todos usan ropas blancas black-whitey se mueven en carros blancos y hacen más dinero vendiendo cosas blancas y mi amante es negra pero no comprende. Pienso en soluciones, en maneras de hacerla razonar. Me frustro y no lo consigo. Es que soy un tipo ordinario, pienso mientras las blancas avenidas me reciben. Blancas mujeres paseando blancos perros me sonríen al paso. ¡Claro, es eso! Es que soy una proyección de lo que me rodea y mi novia negra también lo es cada noche cuando me abandona para regresar a ese sitio de donde se ha escapado. Entonces sugiero marcharnos los dos a un lugar neutral donde existan otros colores. Emprendemos la travesía juntos, contentos de descubrir. Tomados de  la mano nos escapamos sin pedir permiso y los tecnócratas nos abuchean al paso pero no nos importa, seguimos avanzando y la blancura va quedando detrás como una lejana alucinación ya. La obscuridad también se nos escapa de las manos. Entonces nos tumbamos bajo un árbol y hacemos el amor. ¡Es el sueño soñado! Sin preocupación nos entregamos y nos comemos los cuerpos que al fundirse dejan de emitir colores. La verde yerba también se transforma en descolorida amalgama y nos convertimos en algo que no tiene nombre pero se siente muy bien. En múltiples orgasmos nos fusionamos y el mundo se transforma en algo nuevísimo y gigante. Cuando abrimos los ojos otra vez la verde muchedumbre petrificada revela en su mirada señales de odio y aversión y repugnancia… y nos obligan a regresar. Obedecemos un tanto decepcionados pero con una sonrisa que ya no podrán borrar.

Tengo una casa blanca con sillas blancas y ventanas blancas y sábanas blancas y todo es blanco… pero mi novia negra comprende perfectamente el por qué de tanta blancura y para que no le moleste hacemos siempre el amor tumbados bajo en árbol verde.

2 thoughts on “Colores

  1. Un día mi niña de 4 años me dijo que le pintara el universo y me alcanzó el estuche lleno de crayolas. Yo, que nunca he sido buena dibujando, agarré una hoja y me dispuse a hacerle garabatos de todos los colores que había en el estuche. Le hice círculos y algo que parecían corazones. Yo creia que acertaba con las figuras y mi niña después corrigió medio chata. “Mami no, ese es el país donde viven las hadas”. Ni tu mundo es tan blanco… ni tu novia es tan negra. (Por eso la anécdota de la niña). Todo viene a ser cuestión de perspectiva. Mejor quédense con el árbol verde y hagan el amor…

    Siempre es grato leer este blog. Enhorabuena !! 😉

  2. Hay dos cosas que la vida me ha enseñado y trato de llevarlas siempre presentes;
    -Los niños (sobre todo los hijos) terminan haciendo de maestros cuando nosotros “los grandes” creemos que nos las sabemos todas
    -Y al final del tiempo, no importa cuán mal creemos estar, lo que todos queremos es hacer el amor y olvidarnos del mundo… simplemente dejarlo ser.
    Totalmente de acuerdo contigo ¡Estamos en la misma página!
    ¡Muchas gracias por regresar! Siempre placentero tenerte por acá!

Leave a Reply to msixto80 Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s