Alternativas

Por Michaabrazoel Sixto

Ciertamente trataron de suavizar las cosas, de ver la vida con otros ojos, de buscar alternativas… de dejar de comer tanta mierda. Pero la vida tiene vida propia, dicen, y después de varias estaciones el peso de los días no se pudo ocultar. Sucesos, historias y tiempo. Opciones que tenemos, que nos regalan, que buscamos. “Hay quien precisa una canción de amor…” el poeta susurra al oído y callamos. Y trataron de conversar, de decirse todo, de buscar más espacio debajo de las sábanas, de las selvas, de los ríos. Pero ahí siguen los hijos, los trabajos, el corre-corre, el quedar bien con los otros, con los que preguntan y sonríen y juzgan en silencio y no dejan de dar una opinión. Y sucedió lo que siempre sucede; se les acabó su turno y la juventud que parecía eterna se evaporó en un soplido. Llegaron las primeras canas y con ellas las canciones del poeta recobraron sentido. La vida tiene vida propia, dicen, y los hijos, grandes ya, repiten los mismos errores e intentaron seguir suavizando las cosas, ahora para ellos. Lo que se recuerda es casi siempre lo bueno, por eso sonríen escudriñando el tiempo, el pasado, lo que queda que se va acortando. Una vida ha pasado y siguen ahí, haciéndose compañía o juntos, no se sabe bien, pero siguen. Despiertan en las mañanas aun buscando alternativas, tratando de suavizar las cosas… y de ver la vida con otros ojos.