Resumen

Por Michael Sixto

Es imperativo dejar las cosacta-internet-censuraas bien claras. No debe quedar espacio a la duda o la malinterpretación. Las ideas deben ser expuestas como si escribiéramos un telegrama. Las palabras han de ser escogidas rigurosamente y en su sentido literal expresar nuestro entendimiento del momento. No tenemos muchas opciones ni mucho tiempo. Abreviar, concretar, sintetizar. A los objetos los llamaremos por su nombre sin adornos ni rebuscamientos. Estos son momentos decisivos donde los párrafos han de convertirse en frases y las frases en señales. Como en los tiempos de la edad media debemos ir al grano, olvidarnos de lo romántico y grandioso. El que intente desviarse de estos parámetros deberá ser puesto en prisión. No lo queremos entre nosotros. Ese nunca será parte de nuestro sistema. Los poetas y los filósofos sobran. No los necesitamos. Las ideologías se construyen con discursos y los discursos son peligrosos. Nuestras armas deben ser la prohibición, el castigo, el rechazo, la crítica constante.  Hemos, sin lugar a dudas, racionar a la mínima expresión. Es imperativo dejar las cosas bien claras. En resumen, censurar.