Otro día

Por Michael Sixto

Mañana será otro día. No importa lo que digan en medio shut upde esta locura. Sentado en un café un sujeto se me acerca y me habla de la energía, del karma, de la positividad, de lo inevitable en encontrar un propósito. No quiero ser grosero y escucho. Lo dejo hablar y de a pocos despierta mi curiosidad, mas intento disimularlo con una mueca escéptica. “El primer paso es creernos que podemos llegar” ahí ya le pierdo interés. Esta charla va de llegar siempre es lo mismo. ¿Qué pasa si yo no quiero ir a ningún sitio? ¿Por qué nunca intentan venderte algo que encaje con la posibilidad de quedarme en casa solo durmiendo? El día que a alguien se le ocurra esa idea esa persona va a hacer mucho dinero- pienso mientras el sujeto sigue mencionando palabras como canalizar, enfocarse, proponerse- propagando el NO HACER. Se me ocurre que esa persona puedo ser yo. Yo soy bueno no haciendo y hablar con la gente no se me da mal. Está decidido. Entonces interrumpo al sujeto de golpe: “Mira mañana será otro día ok”

Estaciones

Por Michael Sixto

Old Bus.jpgHemos estado conversando en idiomas distintos por varios años ya y constantemente sonreímos al final de cada frase. Pasan las estaciones y nos cambiamos las ropas como nómadas orientándonos siempre al futuro. Así nos descubre la mañana  montándonos en oxidados autobuses que rara vez se detienen. Nos tomamos de las manos y decimos, cada cual, lo que nos viene a la mente. Sabemos que la sonrisa aparecerá sin importar lo que digamos; igual nunca son insultos. Sin entendernos nos entendemos. Nuestros hijos bien lo saben y como amaestradas bestias nos siguen a través de las estaciones cambiándose también las ropas, montándose también tomados de nuestras manos a los oxidados autobuses… que rara vez se detienen.