Estaciones

Por Michael Sixto

Old Bus.jpgHemos estado conversando en idiomas distintos por varios años ya y constantemente sonreímos al final de cada frase. Pasan las estaciones y nos cambiamos las ropas como nómadas orientándonos siempre al futuro. Así nos descubre la mañana  montándonos en oxidados autobuses que rara vez se detienen. Nos tomamos de las manos y decimos, cada cual, lo que nos viene a la mente. Sabemos que la sonrisa aparecerá sin importar lo que digamos; igual nunca son insultos. Sin entendernos nos entendemos. Nuestros hijos bien lo saben y como amaestradas bestias nos siguen a través de las estaciones cambiándose también las ropas, montándose también tomados de nuestras manos a los oxidados autobuses… que rara vez se detienen.