Una historia

 

DeberíUna Historiaa comenzar por el principio, pero probablemente no lo haré. Esta historia no es diferente de cualquier otra historia contada anteriormente. Lo más probable es que la gente no se quede a escuchar. La gente tiene la costumbre de correr lejos cuando las cosas se complican, es por eso que estoy asumiendo que no disfrutarán de lo que tengo que decir. El nombre de mi personaje es James, Jordan, Jake o Juan… cualquier nombre que comience con “J” es un buen nombre para mi personaje. Obviamente mi protagonista está deprimido porque es un tipo de mediana edad que no se ha casado, no tiene hijos y sigue estancado en un trabajo sin futuro que paga solo lo suficiente. Un perdedor, como diría mucha gente justo antes de huir de la historia cuando esté a punto de complicarse. No, mi personaje no es un asesino en serie, ni un borracho, ni un psicópata, solo es un tipo; bueno, sí, un tipo profundamente deprimido con tendencias suicidas quizás, muy inteligente sin embargo.

Bueno, no voy a decir más, al menos no por ahora. Tengo que pensar en el comienzo de la historia y claro también en el desenlace en el que las cosas comienzan a complicarse para este tipo aburrido y sin color. Tal vez lo haga escritor. No escritor publicado y famoso sino un proyecto de escritor que una novia antigua de la escuela  lo descubre un día sin querer por Facebook. Ah pues ya, ahí está la cosa. Obviamente “J” se enamora locamente de esta chica que por supuesto es muy talentosa, triunfadora en la vida, con una verdadera historia que contar y ella, obviamente, le ignora y se aleja diciendo que solo pretende que sean amigos… para después re-encontrarse al final cuando comprenda lo sola que está ella también en su “perfecta” vida de triunfos.

Ese no sería el comienzo, claro, pero si la trama de al menos cincuenta peliculitas románticas tipo B o C, de esas bien malas pero que de alguna manera la gente ama. Tal vez precisamente por eso me incline por esta opción, para que las personas se queden hasta el final y no salgan corriendo.

En fin, denme tiempo ok; con un par de años es suficiente. Ahí entonces se completa el círculo… y hasta podría comenzar por el principio.